23 de Julio de 2024

logo
Histórico

Mejores prácticas y productividad en México

Redacción TLW®

Compartir

La productividad laboral se ha convertido en el indicador básico para medir el impacto del capital humano en el desempeño organizacional. La productividad tiene relación con el incremento de los ingresos y las ganancias, así como el desempeño de su personal.
La  administración de la fuerza Laboral (o del personal) es el conjunto de procesos de negocio que las organizaciones utilizan para gestionar y dirigir a sus empleados y su productividad.
Dicho enfoque no solamente sirve para conocer el estado actual del personal y su papel en los resultados de las organizaciones, sino también para formular estrategias que las lleven a adoptar mejores prácticas destinadas a impactar en el nivel de compromiso de los empleados, factor que terminan influyendo en la productividad.
Por ello, la administración de la fuerza laboral incluye una serie de herramientas y procesos destinada a la medición y administración del capital humano. Para las empresas, contar con mecanismos sólidos y eficientes en que les permitan gestionar eficientemente al personal puede ser la diferencia entre ser una organización eficaz o no.
El cómo se puede llegar a este punto partiendo del contexto actual de diferentes países y regiones es lo que nos llevó a conocer más la situación de la administración de la fuerza laboral a nivel mundial.
1. La investigación: México en un contexto global
En enero de 2015, Kronos Incorporated y Aberdeen realizaron un estudio con más de 480 encuestados a nivel mundial y considerando siete regiones: México y América Latina, India, Reino Unido, Europa Central, Australia y Nueva Zelanda, América del Norte, así como China, abarcado un total de 17 países. 
Este estudio se enfocó en conocer y analizar la manera en que las organizaciones utilizan su estrategia de administración de la fuerza laboral. Asimismo, se busca detallar procesos importantes: cuáles se miden y cuáles se automatizan.
A nivel global, el estudio arrojó los factores más importantes que impulsaron a las organizaciones a adoptar la administración de la fuerza laboral. Siendo la más importante la necesidad de una fuerza laboral más flexible, que permita disponer de las personas correctas en el lugar y tiempo correctos a fin de cumplir con la demanda, ya sea de producción o de servicios. Seguido de mejorar la eficiencia operativa, mantener el cumplimiento de las regulaciones laborales y el mejorar el control de los costos laborales.
Las diferentes legislaciones laborales alrededor del mundo hacen imperante el mantener el cumplimiento de estas regulaciones como factor clave en la administración de la fuerza laboral. No solamente incluye a las empresas locales, sino que se convierte en un tema de mayor importancia en el caso de multinacionales por la cantidad de países en los que tienen presencia a fin de conjuntar el marco regulatorio con las metas organizacionales.
En América Latina, incluyendo México, el principal factor es la globalización, seguido de la eficiencia operativa, el mejorar el control de los costos laborales y por la necesidad de una fuerza laboral flexible.
Para América Latina en general y México en particular la globalización es un factor clave. Los diversos países de la zona compiten por que las firmas globales se ubiquen en sus territorios. A diferencia de otras zonas que se enfocan en la eficiencia operativa de las empresas que ya tienen presencia ahí, los países latinoamericanos buscan atraer la inversión externa como punto clave para consolidar su competitividad.
Hay que tomar en cuenta que la eficiencia operativa varía de acuerdo con la industria. Los estándares de eficiencia operativa de una planta de producción son diferentes a la que incluye la administración de una fuerza de ventas.
Sin embargo, lograr un mejor control de los costos laborales se ha convertido en una necesidad recurrente en diversos países, especialmente aquellos que se han convertido en economías emergentes que buscan competir en un contexto global. Es en este aspecto en el que México tiene un interés particular, pero no es el único punto que llama la atención. 
En la región se ve una gran diferencia en considerar la mano de obra flexible real como prioritaria, situación que se debe a los bajos costos laborales. Ya sea por los sueldos bajos o las prestaciones laborales, muchas organizaciones permiten tener un exceso de personal, factor que puede ser percibido como una solución a los problemas de personal como la alta rotación. 
Tal situación lleva a la disyuntiva entre crear un personal con miras a futuro o sencillamente para satisfacer sus necesidades actuales, en contraste con los resultados del estudio a nivel global, en el que la principal necesidad para las organizaciones es el contar con una fuerza laboral flexible, que ayuda a ajustar la cantidad de trabajo al volumen de producción o servicios logrando  mayor Productividad.
Otro de los aspectos interesantes del estudio es la identificación de los 7 principales indicadores mundiales para medir la Productividad Laboral, siendo el más importante los Ingresos por Trabajador de Tiempo Completo (Ingresos/ # de trabajadores),  y el tercero son las Ganancias por Trabajador de Tiempo completo (Utilidades/# de trabajadores, lo interesante es que la 2ª medida es el Nivel de Servicio Alcanzado (Satisfacción del Cliente), la cuarta es la Cuota de Ventas, la 5ª el Retorno de Inversión de Capital Humano (Costo /# de empleados), la 6ª el Tiempo de Resolución y la 7ª la Unidad de Servicio.
Cada Industria utiliza preferentemente alguno de estos indicadores: Manufactura y Retail – Ingresos por Trabajadores de Tiempo Completo, Servicios – Nivel de Servicio y Tiempo promedio de Resolución, Distribución – Nivel de Servicio y Cuota de Venta, Gobierno – Unidad de Servicio

2. El enfoque mexicano sobre productividad
A diferencia de a nivel mundial, en México y la región latinoamericana, la prioridad en los principales indicadores para medir la productividad laboral son el retorno de la inversión en capital humano, seguido de la cuota de ventas alcanzada y después el nivel de servicio alcanzado. 
Los esfuerzos de México se enfocan en que la productividad es tener una rentabilidad del capital humano, o sea un costo laboral bajo. Muchas de las grandes organizaciones en el país ocupan sus esfuerzos de Administración de la Fuerza Laboral a la resolución de problemas laborales. 
Los países en los que la fuerza de ventas es clave para la generación de ingresos en mercados muy competitivos, como en el caso del mexicano, se enfocan a este cumplimiento de metas. Un vendedor puede ser percibido como más productivo si alcanza la meta que le fue asignada.
A nivel global se vive una situación diferente, pues son los ingresos y ganancias alcanzados por trabajador de tiempo completo y el nivel de calidad en el servicio son los indicadores clave para la productividad.
Dicho enfoque implica consecuencias negativas: las organizaciones de México y Latinoamérica están rezagadas en automatizar todos sus procesos de administración de la fuerza laboral, lo cuál conlleva a un rezago en casi todas las métricas críticas de productividad. Aunque la región lidera los esfuerzos para integrar la Administración de la Fuerza Laboral con otros sistemas, he ahí una gran área de oportunidad.
En México, el reloj checador se utiliza en el 63% de las empresas, mientras que en Estados Unidos, Canadá y China están por encima del 90%. En el control del Tiempo y Asistencia, México tiene el 68% de utilización en las empresas, versus 75 a 92% mundialmente. En la Administración de Horarios, México tiene un 51% de utilización en las empresas versus 60 a 70% mundialmente. En la Administración de Ausencias e Incapacidades, Pronósticos Laborales y Analíticos Laborales, México tiene un 52% de utilización en las empresas versus 60 a 80% mundialmente.
Las organizaciones tanto en México como en Latinoamérica deben evitar engancharse al paradigma de que adoptar una estrategia para administrar la fuerza laboral significa poco en los mercados con un menor costo laboral.
3. Opciones flexibles para industrias competitivas
Si hablamos de competitividad el ranking del índice de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF) para 2014 - 2015 ubica a México en el lugar 61 a nivel global, por debajo de países como Puerto Rico (32), Chile (33), Panamá (48) Costa Rica (51) y Brasil (57).
En contraste, México es de los países que trabajan más horas, según el Employment Overlook 2014 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). México ocupa el primer lugar en cuanto a horas trabajadas anuales a nivel mundial, con un total de 2,237 y por encima de Estados Unidos con 1,788 horas, Japón con 1,735, Reino Unido con 1,669, y Alemania con 1,388 horas. El promedio de la OCDE es de 1,700 horas anuales. Hay 800 horas anuales (100 días de 8 horas) entre un Mexicano y un Alemán.
A su vez, existe una importante brecha de productividad entre empresas. Según el Plan de Desarrollo 2013 – 2018 del Gobierno Federal, una empresa grande es 6.3 veces más productiva que una micro, 2.9 veces más que una pequeña y 1.7 veces más que una mediana, brecha menor en comparación con países como Brasil y Perú pero mucho mayor al promedio de la Unión Europea: una grande es 1.7 veces más productiva que una micro, 1.4 veces a una pequeña  y 1.2 veces a una mediana.
No es nuevo aseverar que, a mayor productividad de las organizaciones el país podrá ser más competitivo. Debiendo existir en el país elementos favorables: ambiente de negocios, logística, financiamiento, infraestructura e innovación.
La adopción de herramientas que permitan la administración eficiente de la fuerza laboral es un elemento de peso para alcanzar la tan esperada productividad. Por lo que se debe poner énfasis en factores como:
Mejorar la productividad laboral implica automatizar y cambiar procesos ineficientes, ajustar el trabajo al volumen, y comprender el impacto que tiene la gente en el negocio.
Controlar y reducir los costos laborales permite reducir sobrepagos y sobre programación laboral, eliminar procesos manuales y proveer de visibilidad y control.
Minimizar riesgos por incumplimiento de leyes y políticas laborales, implican la administración centralizada de políticas,  aplicación de políticas locales y seguimiento de auditorías detalladas.
Dichos problemas críticos pueden llevar a la adopción de mejores prácticas. Como comentábamos anteriormente, una de las principales áreas de oportunidad para las empresas y organizaciones en México consiste en la automatización e integración de procesos, motivo por el que pueden adoptar.
* Director de Marketing para Kronos Latinoamérica.


Redacción TLW®

Equipo editorial de THE LOGISTICS WORLD®, conformado por periodistas especializados en la industria del transporte, supply chain, manejo de almacenes y tecnologías logísticas.

Las más leídas

cadenas de suministro globales

Comercio internacional

Análisis: así afectan los ataques en el mar Rojo a las cadenas de suministro globales

Cambiar rutas afecta los tiempos de tránsito, encarece el transporte y afecta el comercio global

industria

Actualidad logística

Reducción de la jornada laboral en México se mantiene en suspenso en el Congreso

La propuesta para acortar la jornada laboral a 40 horas en México sigue en debate

Actualidad logística

Shein México: Cómo reclamar y resolver problemas con tus pedidos de manera efectiva

Los problemas con los pedidos de Shein en México no deben ser motivo de preocupación

Logística en comercio electrónico

¿Cuánto tiempo tarda un pedido de Shein en llegar a México?

Optimiza tus compras en Shein conoce los plazos de entrega en México

Lo último

México y Brasil

Actualidad logística

México y Brasil pactan cooperación agroalimentaria y de biocombustibles

Existen dos proyectos entre ambos, uno de producción de biocombustibles y otro de control de plagas

descarbonización

Actualidad logística

Fabricantes europeos piden flexibilidad para descarbonización de autos

Señalan que los consumidores también tienen que estar alineados con las metas de electrificación

transporte marítimo

Actualidad logística

Interrupciones del transporte marítimo en el Mar Rojo, más allá de rutas afectadas

Tiempos de viaje más largos ocasionan tarifas de flete más altas