Tiene área de compras rezago en México

Tiene área de compras rezago en México

...

Las empresas mexicanas no emplean la tecnología para hacer cosas disruptivas en el área de compras, sino para mecanizar todavía los procesos, aseguró Jesús Campos Cortés, Director Ejecutivo de Corporate Resources Management, quien desglosó los resultados de la encuesta La voz del comprador, realizada por esta firma de consultoría. 
Durante el 1er foro en línea de Corporate Resources Management, Conversando sobre compras —realizado este 2 de mayo— Jesús Campos indicó que en el sector de compras las empresas están inmaduras, incluso, dijo, “estamos ocho o 10 años atrás de donde deberíamos estar o donde ya están otros países”.
Advirtió que tarde o temprano las empresas se verán presionadas en cuanto al ahorro, pues éste no es infinito en una organización; “esto es una verdad absoluta aunque duela”, los jefes están mal acostumbrados a los ahorros anuales, subrayó.
Lo anterior, se debe a que “nos preocupa todavía más la parte operativa. Estamos haciendo muy poca analítica de información. No estamos utilizando la tecnología para hacer cosas disruptivas, sino, más bien, para mecanizar todavía los procesos. Estamos aún en la etapa de poner orden y no de romper. Y no tenemos buenas fuentes de información”, dimensionó. 
De acuerdo con Campos Cortés, los ahorros, o vienen de eficiencias, o de quitarle utilidad al proveedor. “Si tus ahorros vienen porque el proveedor gana menos, son peligrosos, pues dejas de ser atractivo para éste. Pero si los ahorros son resultado de eficiencia en los procesos, en los métodos de manufactura, en el rendimiento de materiales, éstos, son ahorros verdaderos”, apuntó. 
El experto señaló que los ahorros en las compañías muchas veces son de papel y la función como cazadores de ahorros no desaparece dentro de las empresas de compras, sino que pierde importancia, por lo que aconsejó buscar otras fuentes de ahorros en innovaciones radicales. 
No es posible seguir empleando los mismos materiales, los mismos productos, los mismos servicios, los mismos proveedores, y reportar ahorros infinitos, recalcó. “Si no has traído a tu cartera nuevos proveedores, nuevos materiales y no tienes a tus proveedores trabajando en proyectos de innovación, esto no está funcionando bien. Recuerden que ahora ya no hablamos sólo de los ahorros. Hablamos mucho de compliance, la parte de riesgo; hablamos de generación de valor, que es ir más allá del precio; y hablamos mucho de la parte de innovación”, sentenció. 
¿Tienen futuro los 3PP como evolución de los 3PL?
Respecto a los 3PL, Jesús Campos hizo una retrospectiva del papel que ha jugado el operador logístico desde su aparición y cómo las empresas fueron delegando en ellos cada vez más funciones debido a que se dieron cuenta que ciertas operaciones no eran su core business. 
Para brindar un servicio de 3PL, “se requiere de alta especialización, sobre todo en comercio internacional, y las inversiones son cada vez más altas”, apuntó.
Bajo este contexto, dijo que las bodegas no son más como solían estar organizadas, pues hoy son espacios muy robotizados, con muchísima tecnología. “En otras palabras, las empresas han sustituido el inventario por información y el inventario por velocidad, pues hoy en día el mercado demanda mover el material lo más rápido posible con ayuda de los 3PL”, argumentó. 
Sobre el tema de third-party purchases (3PP), el ejecutivo mencionó que existe en el mercado más inquietud que respuestas. Pues a la vista de las empresas esto parece algo todavía muy grande. “Imagínate un 3PL que coincide con dos o tres empresas de la misma industria y que le compran al mismo proveedor. ¿Cuál sería uno de los beneficios?: si él sabe que va a recibir tres pedidos para tres clientes diferentes en una fecha muy cercana, podría bajar el costo por la transportación ya que el precio se dividiría entre tres”, destacó.
Sostenibilidad y suministros 
Tarde o temprano, acotó Jesús Campos Cortés, se presionará a las empresas de compras sobre el tema de sostenibilidad y suministro ¿por qué?, ¿qué es lo que ocurre en Europa y sobre todo en Reino Unido? La respuesta es que ya hay legislaciones que obligan a los grandes compradores a demostrar y a garantizar que lo que compran tiene un origen de sostenibilidad, afirmó.
“Estamos usando, no sé, aceite de palma que se produce en granjas sostenibles, donde no se destruye el hábitat de los gorilas, de los animales que viven de estos materiales. Pero también, hay una parte de la sociedad que empieza a exigir que se eliminen de los productos colores artificiales, sabores artificiales, conservadores y con esta presión ¿qué va a ocurrir? Encontrar nuevas fuentes de suministro y desarrollar nuevas fuentes de suministro”, refirió. 
Ejemplificó que algunos fabricantes de dulce han anunciado que en un plazo corto van a dejar de usar sustitutos de cacao y van a empezar a usar cacao de verdad, y expuso que la primera pregunta a las empresas será: ¿dónde van a conseguir este material? Y si no es suficiente ¿a qué precio lo van a conseguir?… pregúntale luego al consumidor si está dispuesto a pagar tres veces más por haberle cambiado el origen del material, cuestionó. 
Consideró que las empresas deben empezar a analizar y contabilizar cuánta agua y cuánta energía consumen los fabricantes para hacer su producto, cuánto desperdicio generan al fabricar, cuál es la huella de carbono que se genera como consecuencia de las entregas de productos que consume el cliente final. “Será muy tarde cuando nos alcance el destino”, opinó.


Notas relacionadas


Te podría interesar