Automatización de operaciones con WMS · THE LOGISTICS WORLD | Conéctate e inspírate.

Automatización de operaciones con WMS

 |   (Histórico)

...

Los warehouse management systems (WMS) están evolucionando de ser software empleado para gestionar la recepción, encasillado, ubicación, selección y envío de productos de una manera sencilla a sistemas y plataformas sofisticados que permiten un análisis de variables causales y una integración estrecha con el resto de la cadena de suministro de la empresa. 
Las soluciones WMS están sometidas a cada vez más presión para operar en entornos en los que la oferta laboral es limitada y difícil de administrar. Las empresas están viendo estas plataformas como inversiones estratégicas que les permitirá competir, sometidas a la presión de reducir sus costos, y a la vez, aumentar su velocidad de entrega. Esta presión está teniendo lugar al mismo tiempo que el mercado está cambiando sus expectativas y exigiendo soluciones nuevas y eficientes.
Los clientes tienen altas expectativas y poca paciencia y, por lo tanto, no es de sorprenderse que los líderes de la logística se sientan en medio de un huracán. Está muy claro que los cambios disruptivos, así como las innovaciones tecnológicas en la cadena de suministros seguirán siendo la norma durante el futuro que se avisora. Se calcula que el mercado mundial del comercio electrónico es de 1.9 billones de dólares y, de acuerdo con eMarketer, las ventas anuales provenientes del comercio electrónico en todo el mundo van a elevarse a más del doble en los siguientes cuatro años hasta un nivel de 4.1 billones. 
Las empresas más sofisticadas tienen una visión del outsourcing que es completamente distinta a una estrategia basada en costos. Amazon es un buen ejemplo de esta visión sofisticada. Ellos consideran su cadena de suministro, incluyendo el almacén, como una herramienta competitiva clave para superar a sus competidores.
      Embed

Inserción de nuevas capacidades 
En el futuro, los almacenes no serán construidos simplemente para guardar cosas. Las empresas tampoco diseñarán sistemas en los que parte importante de sus recursos permanezcan ociosos durante un periodo de tiempo. Pensar en el papel que desempeña el almacén en la cadena de suministros está comenzando a producir el surgimiento de distintos tipos de instalaciones. 
Veremos más centros de distribución diseñados para ser del tipo flujo continuo (flow through). Un ejemplo podría ser con contenedores importados desde Asia a un centro de distribución en la costa oeste de Estados Unidos. Este centro de distribución funciona como un sistema cross-dock intermodal. Se reciben contenedores, se les procesa, y rápidamente se les envía a otros almacenes o directamente a tiendas detallistas. La función de estas nuevas instalaciones será lograr la entrada y salida de inventario lo más rápido posible, mientras que se integran de manera más estrecha con el transporte, el área de adquisiciones y con el resto de las funciones de la cadena de suministro. 
La integración con adquisiciones podría significar el uso de despachos directos desde los proveedores mediante una consolidación en tránsito (merge in transit). 
El papel del almacén está evolucionando para integrarse a todos los procesos de la cadena de suministros en reemplazo de ser un lugar que simplemente almacena el exceso de inventario. En el futuro, es posible que la distribución de productos mediante una instalación del tipo intermodal/ crossdock sea impulsada por señales de demanda en tiempo real, en lugar de los modelos estáticos tradicionales. 
Las empresas trabajarán para optimizar sus posiciones de inventario de manera que el mejor producto se encuentre en el mejor lugar en el mejor momento. 
Durante la década de 1990 y el 2000, las soluciones WMS normalmente se implementaban como un agregado a los sistemas de planeación de recursos empresariales (ERP). Con frecuencia su arquitectura empresarial tenía un sistema ERP como única solución con múltiples aplicaciones o módulos.
Mientras que los sistemas ERP se han vuelto una parte importante de cómo se administra a las empresas, e incluso de la manera en la que se les administra, estos sistemas no han sido, por lo general, fuertes en la ejecución de tareas como la planeación de la demanda o las tareas de un WMS. Durante los últimos 20 años, los proveedores de ERP han estado trabajando para la construcción de sus soluciones de ejecución. 
En la mayoría de las grandes firmas, el ERP se encuentra inserto en la arquitectura de todos sus sistemas, lo cual no es muy probable que cambie pronto. Típicamente, después de que una empresa implementa un sistema ERP comenzará a considerar qué es lo que quieren hacer en el ámbito de las soluciones de ejecución de su arquitectura. Decidirán si instalarán la mejor solución disponible de su tipo BoB (best of breed, por sus siglas en inglés) o si únicamente implementarán soluciones de su socio estratégico de ERP 
      Embed

Comercio electrónico, el reto mayor 
Típicamente, después de que una empresa implementa un sistema ERP comenzará a considerar qué es lo que quieren hacer en el ámbito de las soluciones de ejecución de su arquitectura. Decidirán si instalarán la mejor solución disponible de su tipo BoB o si únicamente implementarán soluciones de su socio estratégico de ERP. Un problema de implementar únicamente soluciones del socio estratégico ERP es que dichas soluciones en realidad no brindan las capacidades ni la riqueza de funcionalidad necesaria para la ejecución de tareas de almacenaje. 
Con el crecimiento del comercio electrónico, se pide al almacén que no solo recolecte tarimas y cajas sino que también realice una recolección más específica, tal como inner-packs y unidades. La instalación también requiere que la distribución física de las operaciones esté preparada para dar soporte a estas tareas de selección, a pesar que podría no haber sido diseñada para ese tipo de actividades. 
Por ejemplo, los almacenes de flujo constituyen una forma avanzada de instalación crossdock. En ellos, las mercancías se transportan a un centro de distribución que posee una gran área de recepción y estantería. Mientras que los artículos pasan a formar parte del inventario del detallista, no permanecen por mucho tiempo en esta instalación. Rápidamente se transportan a tiendas en centros comerciales en todo el territorio. Cada una de las entregas planeadas hacia la instalación de flujo es parte de un lanzamiento programado que estaba planeado en las tiendas poco después de su fabricación. 
Estas instalaciones requieren de una estrecha coordinación del abastecimiento, la fabricación y el transporte que entra y sale de la instalación. El detallista debe invertir en interconectar de una manera más estrecha sus herramientas de planeación para asegurarse de que el producto llegue a la instalación de flujo en el momento oportuno. 
Debido a que la planeación no siempre coincide con la ejecución, las herramientas de planeación incluyen delinear opciones para asegurar que incluso si el producto se retrasa, las tiendas no quedan desprovistas de inventario. Las herramientas de planeación (entre ellas el WMS) que facilitan el uso de estos almacenes de flujo, incluyen la capacidad de anticipar o retrasar las entregas a las tiendas dependiendo de la velocidad del producto y su disponibilidad. 
Destaca una mayor necesidad de implementar instalaciones multifuncionales que puedan cumplir con entregas a las tiendas físicas, envíos para ventas en línea, gestión del desbordamiento de la capacidad e inventarios cruzados. Las expectativas del consumidor se han elevado y una parte importante de competir es tener la capacidad de hacer llegar los productos a los clientes con rapidez y a un bajo costo de entrega.
Fuente: “El almacén del futuro”. Informe técnico de la Universidad del Estado de Arizona, W.P. Carey School of Business-JDA.

 

)


Notas relacionadas

Te podría interesar