Columna MIT: La uberización del transporte de carga para nanostores

Columna MIT: La uberización del transporte de carga para nanostores

...

Las opciones que las nanostores (tienditas, kioscos o changarros) tienen para transportar mercancías limitan sus volúmenes de compra. Pero un servicio de alquiler de transporte de carga, tarifado por tiempo de uso, las ayudaría a mejorar sus operaciones e inventario.

Por lo general, estos negocios son mucho más pequeños que las tiendas de conveniencia, tienen menor sofisticación en sus operaciones y están menos desarrollados en cuanto a tecnología y automatización que el canal moderno.

Hacen su resurtido con comercios mayoristas, distribuidores o directamente de las empresas de consumo masivo. Para ello, ocupan desde el transporte público hasta el taxi, e incluso servicios de aplicaciones digitales.

Sin embargo, con ninguna pueden mantenerse suficientemente abastecidos. Y poseer un camión pequeño suele estar fuera del alcance de la mayoría estos pequeños negocios.

Por ello, asegurar la disponibilidad a formas convenientes, accesibles y asequibles de transporte de productos para este segmento es prioritario para mantenerlos bien surtidos.

La propuesta

Estas razones motivaron al estudio de una idea de negocio que considera la provisión de un servicio de alquiler de vehículos de carga para los pequeños comerciantes, tarifados por tiempo de uso.

El proyecto está alineado con los conceptos de la economía compartida como los de Uber y Cabify, y tiene el potencial de escalabilidad y fácil acceso a un costo asequible para los usuarios.

Según Jim Rice, subdirector del Centro de Transporte y Logística del MIT, la innovación en la cadena de suministro consiste en “combinar y aplicar una mezcla de invenciones, procesos y tecnologías existentes de una manera nueva, para lograr un cambio favorable en costos, calidad y/o servicios”.

En este sentido, la propuesta de vehículos de carga como servicio solucionaría los retos de reaprovisionamiento que enfrentan alrededor de cinco millones de tenderos en América Latina y El Caribe (ALC).

En el libro “Atendiendo 50 millones de nanostores: Estrategias efectivas para servir tiendas en el mundo”, los investigadores Jan Fransoo, Edgar Blanco y Christopher Mejia, estiman la existencia de 50 millones de nanostores en el mundo, los cuales enfrentan desafíos complejos en la distribución física de mercancía.

¿La razón? El número de puntos de entrega es mayor, los paquetes de menor tamaño y los costos mayores en comparación con las operaciones logísticas desarrolladas. Esto representa oportunidades interesantes para proponer modelos innovadores de aprovisionamiento.

Te puede interesar: Nanostores: oportunidad para la distribución en mercados emergentes

Nuestra investigación propone una alternativa para reponer productos en las tienditas y, de esta forma, aumentar su competitividad, disminuyendo la presencia de productos agotados y facilitando el acceso a vehículos de reparto.

Debe enfatizarse que alrededor del 50-60% de los esquemas de distribución son indirectos en América Latina. Esto suele afectar el precio final que los tenderos ofrecen a su clientela, cuando los distribuidores cargan una mayor porción de ganancia.

De ahí que es necesario explorar otros medios viables de aprovisionamiento que puedan ser utilizados por los comerciantes.

La investigación

El modelo de negocio propuesto utiliza transporte de carga como servicio. La idea es que los usuarios paguen una tarifa plana cada vez que soliciten un vehículo, en función del tiempo de uso.

Para ello, se requiere de una empresa para el mantenimiento y administración de la flota, y que ésta sea accesible para los usuarios finales mediante el uso de una aplicación móvil.

Analizamos la percepción y disposición de los comerciantes a utilizar este servicio, investigando en una ciudad de América Latina con una población de más de 650 mil habitantes.

Los resultados pueden ser incluso mejores para zonas con mayor densidad poblacional como Ciudad de México, Bogotá, Lima, etcétera.

Se consideraron variables como localización, frecuencia de uso, capacidad necesaria y otros atributos para el diseño de este concepto, en zonas sin retos topológicos importantes para el desempeño del vehículo.

Se entrevistó a más de 60 comerciantes en áreas desarrolladas y periféricas de la ciudad para comprender su situación actual y necesidades. También se indagó su percepción sobre la efectividad de un posible servicio de alquiler de vehículos de carga.

Tras presentar la propuesta, se les preguntaron sus impresiones, disposición a utilizar el servicio, cuánto pagarían por uso, riesgos observados, y percepción de la potencial idea de negocio para el abastecimiento sano de sus productos.

Luego, se realizó un análisis estadístico que permitió estimar la probabilidad de que una nanostore adopte el modelo propuesto.

Los hallazgos

La mayoría de las nanostores (69%) transportan sus compras por sí mismas, y el 31% necesita realizarlo al menos una vez a la semana. Solo el 24% posee un vehículo propio, y el 56% utiliza transporte público (56%) o taxi (20%).

Los resultados resaltan la gran oportunidad que hay para reducir la cantidad de tiempo empleado por los comerciantes para reaprovisionar sus negocios.

Esto toma especial relevancia cuando se tiene en cuenta que aproximadamente el 80% de estos negocios dependen de la atención de sus propietarios, siendo en muchos casos unipersonales.

Los aspectos más importantes para que las nanostores adopten la solución son:

Costo del servicio de transporte de carga

El 79% usaría el servicio si la cantidad cobrada fuera menor que el equivalente a un viaje de transporte de aplicativo para el servicio. Los comerciantes entienden que esto beneficiaría a su negocio como un mejor canal logístico para el reabastecimiento.

Por lo tanto, el modelo de negocio debe desarrollarse con base en costos operativos bajos para mantenerlo asequible, lo que implicaría el apoyo del gobierno.

Te puede interesar: Arrendamiento, una opción viable para el transporte de carga

Aumento del volumen comprado

Los entrevistados declararon que comprarían más si tuvieran la posibilidad. Casi el 56% utiliza el transporte público, por lo que su capacidad de carga está limitada a máximo 20 kilogramos por persona.

Si tuvieran la capacidad, podrían duplicar el volumen con cada compra. Esto es un incentivo importante para que los comerciantes utilicen el servicio.

Facilidad de uso del transporte de carga como servicio

Los vehículos deben estar ubicados en áreas densas, donde las tiendas sean de fácil acceso y más convenientes que el transporte público. Cuanto más simple sea el servicio, mayor serán las probabilidades de uso.

De la idea a la ejecución

De existir este servicio, las nanostores podrían mejorar su negocio al reducir los costos logísticos, la existencia de productos agotados, sus tiempos de traslado y el número de viajes de reaprovisionamiento.

Estos resultados pueden ser utilizados por empresas interesadas en ofrecer el servicio para diseñarlo según las expectativas de los comerciantes.

Las agencias gubernamentales igualmente pueden concebir un servicio con base en estos descubrimientos para satisfacer las necesidades de las nanostores.

Se recomienda realizar un estudio de viabilidad económica para evaluar las posibilidades de éxito empresarial. Y personalizar el servicio o segmentarlo según estén divididas las grandes ciudades, como zonas céntricas, residenciales, áreas comercialmente densas y periferias.

THE LOGISTICS WORLD

Alessandro Silva, Ariel Katz y Jorge Medina

Graduados del MIT-SCALE Graduate Certificate in Logistics and Supply Chain Management (GCLOG)


Notas relacionadas


Te podría interesar