Responsabilidad Social Empresarial y Desarrollo Sostenible

La responsabilidad social empresarial está estrechamente ligada al desarrollo económico sostenible. Conoce por qué.

 |   noviembre 25, 2022
Desarrollo Sostenible

...

  • La responsabilidad social empresarial está estrechamente ligada al desarrollo económico sostenible.

El desarrollo económico es un proceso que tiene como objetivo desarrollar y mantener entornos económicos, sociales, políticos y ambientales adecuados.

Con ellos se puede llevar a cabo un crecimiento balanceado incrementando la riqueza de la comunidad.

ARTÍCULO DESTACADO:
Logística inversa: logra una gestión estratégica para tus devoluciones
Leer artículo

La crisis económico-financiera en la actualidad ha creado nuevos retos para las empresas y condicionantes para los actores económicos.

Las organizaciones interactúan en múltiples mercados que están en constante cambio y que funcionan cada vez más en un sistema global, lo que obliga a que los países dejen de actuar solamente en los mercados internos y busquen una proyección en los negocios internacionales.

Nuevas políticas para nuevas realidades

La globalización obliga a las empresas a mantenerse en un alto nivel competitivo, por lo que deben adaptarse tanto a las nuevas políticas sostenibles instituidas por el gobierno, como a los nuevos consumidores.

Estos últimos son cada día más exigentes, ya que no solo toman en cuenta la calidad y el precio, sino que tienen una visión más amplia que aumenta su interés en los productos ecológicos y el comercio responsable, llevando más allá sus valores sociales y medioambientales.

  • Las empresas tienen la obligación de contribuir al proceso de activación económica y ahora buscan también el poder aportar con acciones que favorezcan el bienestar, la prosperidad y la competitividad del territorio en el que están establecidas.

Uno de los efectos de la existente crisis económica es la desactivación y descapitalización de la economía local, como consecuencia de la amenaza que representan las organizaciones globalizadas.

Para poder empezar a solucionar estos problemas sociales, económicos y ambientales de carácter global, es fundamental solucionar los problemas inicialmente dentro de un entorno local.

Esto se puede lograr a través de nuevas normas de relaciones comerciales, como el comercio local, mediante el cual se promueve el comercio justo, respetando las políticas de transparencia y la rendición de cuentas con los agentes del entorno.

Eso da oportunidad a nuevos productores y a sectores desfavorecidos para integrarse al mercado haciendo un comercio más equitativo.

Reactivar las economías laborales

De igual forma se puede implementar una economía más solidaria, en la cual se puedan satisfacer los intereses de todos los agentes de manera equilibrada para generar cadenas de valor más humanas y cooperativas.

Con su impulso se reactivan las economías locales y los pequeños comercios con actividades económicas orientadas al bien común y atendiendo las necesidades reales de la comunidad.

Actualmente, el mercantilismo promueve la corrupción de los valores morales en beneficio de una minoría, por lo que las organizaciones globalizadas están siendo llamadas a la búsqueda de una nueva identidad que integre la responsabilidad social partiendo de la ética y la moral.

La ética opera de manera bilateral, la primera parte es teórica con la cual busca determinar los fundamentos de la moral y las obligaciones del hombre.

Desarrollo Sostenible

La segunda parte es práctica y se refiere a la aplicación de estos fundamentos.

Por tanto, el concepto de responsabilidad social está contenido por el compromiso moral de responder sobre los actos e intenciones.

La responsabilidad moral de la empresa está conformada por los individuos que componen la entidad moral. Estos individuos poseen normas y valores sociales y/o morales que guían sus conductas y acciones dentro del negocio, por esta razón la empresa es moralmente responsable.

Imperativo Categórico Kantiano aplicado a la Responsabilidad Social Corporativa

Tomando referencia de la primera formulación del imperativo categórico del filósofo Immanuel Kant, podemos inferir que se necesitan normas de comportamiento que apunten a la moralidad de las acciones por parte de las empresas y los agentes interesados que actúan en su entorno.

  • En tanto, si alguna de las partes entra en la actividad competitiva y viola las normas que la regulan, se dice que está actuando inmoralmente.

Esto da lugar a un marco ético que impone límites y si las acciones o decisiones de las organizaciones rebasan estos límites, entonces serán consideradas como incorrectas desde el punto de vista moral, ya que incurren en las malas prácticas empresariales.

  • De la segunda formulación del imperativo categórico, rescatamos el punto del trabajo significativo, que permite que una empresa sea moral.

Éste se encuentra definido por el individuo, como trabajador, tratado con respeto y como un ser autónomo con capacidad de llevar una vida racional autónoma, es decir, moral.

Según Kant, una de las principales contribuciones del capitalismo debería ser la generación de puestos de trabajo que contribuyan a crear autorespeto y autonomía, viendo al individuo como un ser responsable y con dignidad.

  • La tercera formulación del imperativo categórico capta la relación moral que existe entre los stakeholders, e indica que existen obligaciones de la empresa hacia ellos y viceversa tomando en cuenta las reglas mínimas morales.

El imperativo categórico formula reglas mínimas que sirven como condición para las acciones y decisiones de las empresas morales, promoviendo las buenas prácticas.

Perspectiva Moral de la Responsabilidad Social Empresarial

Durante la época de las organizaciones casi preindustriales emergieron las brechas sociales, económicas, ambientales y políticas que han generado, a lo largo del tiempo una crisis global con la cual las empresas optaron por replantear su forma de operar, implementando lo ético y lo moral en su toma de decisiones para potenciar el desarrollo de la sociedad.

  • La acción empresarial en los mercados globales exige alcanzar altos niveles de competitividad.

Al mismo tiempo, dentro de un marco de desarrollo sostenible, se permite atender temas de alto impacto social, sumergiéndose en las cuestiones económicas, sociales y ambientales de su entorno tomando en cuenta los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona la empresa.

De acuerdo con el filósofo y economista Adam Smith, el fin último de las organizaciones globalizadas es generar utilidades, pero cuando las operaciones de la empresa no tienen un punto de partida ético, se da lugar a las prácticas moralmente inaceptables.

Esas malas prácticas se relacionan con actos de corrupción, manipulación de datos confidenciales, fraudes, etcétera, generando desconfianza a los grupos de interés.

¿Es lo económicamente deseable, moralmente aceptable?

La confianza es necesaria para crear capital social e identificar las necesidades e intereses de los agentes internos y externos a la empresa, obteniendo un conjunto de normas y valores que permiten la cooperación del tejido social incrementando el poder y la capacidad de acción.

De manera simultánea desarrolla una mejor capacidad de comunicación y coordinación para aumentar la eficiencia económica.

  • Smith sostiene que los valores morales son necesarios para que la sociedad coexista de manera próspera, libre, pacífica y justa.

Estos lazos de confianza y moralidad dan entrada a una sociedad multirrelacionada con la que las organizaciones establecen, a través de la búsqueda de un valor común, compromisos de valor compartido en un entorno moralmente responsable y transparente mejorando la atención a las demandas e inquietudes de la sociedad.

Desarrollo Sostenible

Desarrollo Sostenible e Hiperconsumismo

El filósofo Gilles Lipovetsky sostiene que vivimos en “la era de la civilización del deseo” en donde la relación entre necesidad y satisfacción se ha invertido dando lugar al consumo desmedido y compulsivo, hiperconsumismo.

Por si te lo perdiste:
Futuro de la supply chain demanda un cambio de mentalidad: Richard Van Hooijdonk

De igual manera, Zygmunt Bauman agrega que vivimos de lo efímero y consumimos promesas de satisfacción falaces de productos con obsolescencia programada, que preceden a la necesidad que han de satisfacer.

Asimismo, Lipovetsky expone que el consumo es emocional y experiencial, por lo que propone replantearnos la idea de bienestar en la sociedad globalizada.

La globalización no debe limitarse a las actividades comerciales, sino ampliarse al bien común, el progreso de la sociedad y el cuidado ambiental.

Medir la economía por el balance del bien común

El economista Jean Tirole propone que el éxito económico se mida por el balance del bien común que involucra el aspecto social, ecológico, democrático y solidario.

Te puede interesar:
Combustible ecológico podría transformar la industria de la aviación

Por tanto, se debe reflexionar sobre el papel de la economía en el mercado para que este aspire a generar bienestar para cada individuo de la sociedad, es decir, humanizar el mercado.

Esta economía más humana debe ser capaz tanto de incluir a toda la humanidad como de valorar al hombre en sus múltiples dimensiones, concibiendo al mercado no como un mecanismo despiadado sino como una organización con comportamiento sostenible tridimensional (económico, ecológico, social).

Devolver los beneficios al entorno

En una interpretación más integra, podemos decir que la Responsabilidad Social Empresarial se entiende como una política que pretende que las organizaciones devuelvan parte de los beneficios que obtienen a su entorno.

Toma en cuenta el respeto de los derechos humanos, el comercio justo y responsable, la transparencia en sus operaciones y la congruencia de sus acciones.

  • Además, protege a los consumidores y se vincula con los agentes del contexto en el que se encuentra formando relaciones morales con los mismos.

También lee:
Estadísticas del comercio internacional de manufactura en México

A través de la instauración de diálogos con las partes interesadas, la organización permite la satisfacción de las demandas de la ética empresarial integral.

De ese modo manifiesta las preocupaciones y deseos de los diferentes interlocutores en la propia actividad empresarial, abriendo paso al conocimiento de los diferentes tipos de políticas sostenibles que rigen el impacto empresarial en la sociedad a través de la ética y la moral.

THE LOGISTICS WORLD®


Últimas publicaciones en Actualidad Logística:

Dominique Gómez

Especialista en Cadena de suministro y logística

Ingeniera Industrial egresada de la Universidad Iberoamericana. Certificada en cadena de suministro y logística por el MIT. Entusiasta de la tecnología aplicada a estrategia de negocios y mejora de procesos operativos. Instagram: https://www.instagram.com/supplychainlatam/


Notas relacionadas


Te podría interesar